Nacional Juvenil de ajedrez, remembranzas pinareñas

Con la coronación de José Avelino Alvarez y Ana Bárbara Sierra culminó este miércoles en la Academia José Raúl Capablanca de Pinar del Río el Campeonato Nacional Juvenil de ajedrez, con el triunfo por provincias para Villa Clara, que obtiene así su 5to título consecutivo.

Fue un torneo de contrastes, por un lado, teníamos las condiciones de la academia vueltabajera, que son de primer nivel para jugar allí cualquier certamen, pero por el otro, la EIDE Ormani Arenado, donde convivimos por espacio 10 días, y donde la calidad de vida está muy por debajo de la media existente en el país en estos centros.

Técnicamente, fue una competencia de buen nivel y gran combatividad, así lo enfatizó el presidente de la Federación Cubana de Ajedrez (FCA) Carlos Rivero González, en la clausura del campeonato.

Debemos subsanar un error que cometimos en nuestro anterior artículo, y es que Ana Bárbara sería la segunda representante de Artemisa en ganar un nacional juvenil, y no la primera como dijimos, y es que hace apenas dos años, en Camagüey, Geydis de la Caridad Mantilla Gras ganaba el campeonato, representando también a la Villa Roja. Curiosamente, ambas chicas lograron la misma actuación, 7 triunfos y 2 tablas, para ganar de manera absoluta, sin tener que recurrir a los veleidosos sistemas de desempates.

Geydis de la Caridad Mantilla Gras, campeona en 2017Fue, ahora, Sierra Cartaya, la única invicta del torneo, como lo fue el santiaguero entre los varones. Llama la atención también, desde el punto de vista de las curiosidades, el desempeño del granmense Abel Gallar, quien luego de perder en la primera ronda, gana tres partidas al hilo y se mete de lleno en la pelea por el 1er lugar, PERO entonces el muchacho, en su último año en la categoría, se despidió con ¡cinco tablas consecutivas! para finalizar en cuarto lugar.

¿EMPATÍA ENTRE EX CAMPEONES?
Bien curioso también, lo sucedido entre la pinareña Laritza Alfonso Ruisánchez, campeona en 2016, y el villaclareño Jerzy Jesús Pérez Leiva, monarca del pasado año, y es que obtuvieron idénticos resultados en las 9 rondas del torneo: abrieron ganando las dos primeras partidas y entablaron la tercera, sufrieron una doble derrota el mismo día 30 de junio, y luego de ganar dos consecutivas, pierden la posibilidad de medallas con dos tablas finales.

LAS NIÑAS FUERON MÁS COMBATIVAS
Hubo mucha más combatividad entre las féminas, pues solo se dieron 19 empates en 81 partidas, mientras que los varones acordaban 26. Pero el dato interesante está en que, de las 55 decisiones en el masculino, 34 fueron a favor de las blancas y 21 a favor de las negras, como casi siempre ocurre, pero en el caso del femenino, de las 62 decisiones, fueron 36 a favor de las negras, y 26 para las blancas.

SALEN UNOS Y ENTRAN OTROS
Por primera vez en la historia del ajedrez cubano se da el hecho de que en la misma sede "chocaron" juveniles con escolares y pìoneriles, y es que, sin haber terminado de salir los atletas del Juvenil, ya estaban entrando los de los Juegos Escolares y Pioneriles.