Autor: 
Osmany Pedraza

Liennys Ferrer Naranjo, una chica de Jagüey Grande, Matanzas, quien es la actual campeona Sub-12 de Cuba, terminó en el puesto 27 en el Campeonato Mundial de Cadetes, para menores de 12 años, desarrollado en Batumi, Georgia, con la presencia de 101 niñas, procedentes de 47 naciones, tras acumular 6½ puntos en 11 rondas.

Matemáticamente, no parece ser un buen resultado, pero si tenemos en cuenta la calidad del certamen y que apenas asistieron atletas del continente americano, su actuación de 5 triunfos, 3 tablas y 3 derrotas, sí puede considerarse destacada, añadiendo además el poco roce que ha tenido la cubanita con esas trebejistas de Europa y Asia.

La peruana Ramalia Bellaluz Vizcarra Quispe y la brasileña Juliana Figueira Theophilo Silva hicieron también 6½ unidades, pero al aplicarse el desempate Buccholz, se clasificaron en los lugares 25 y 31, respectivamente.

Hubo 4 niñas que terminaron abrazadas en la cima, con 8½ puntos, correspondiéndole el campeonato a Gupta Shubhi (India), la plata a Maedeh Yousefian (Irán) y el bronce a Oksana Goriachkina (Rusia). Diana Preobrazhenskaya, también rusa jugando bajo bandera de la FIDE, era la primera favorita precompetencia, por el rating, pero el desempate la dejó fuera del podio.

Entre los varones sí se cumplieron los pronósticos, pues los dos primeros preclasificados ocuparon los dos primeros lugares, el ruso Artem Uskov (campeón con 9½) y el iraní Sina Movahed (2do con 8½), el alemán Hussain Besou atrapó el bronce.

En la categoría Sub-10, se coronaron como campeones mundiales el francés David Lacan Rus y la rusa Nika Venskaya; entretanto en la Sub-8 lo hacían Marc Llari, también de Francia y Anilkumar Charvi, de la India.